Prometeo

“Morían de hambre, frío y miedo, entonces clamaron a sus dioses por ayuda. De mil formas camine entre ustedes y les traje algo que no debería existir en esta dimensión; les di el fuego y con el cambiaron su realidad.

Ahora, un suspiro después, claman de nuevo; se sienten “solos” en el universo, sus combustibles se agotan, su hogar esta contaminado. Desoyendo a mis múltiples manifestaciones les he dado otro obsequio: “El fuego blanco” la antimateria, la reciben con pavor y veneración, más no hay en sus corazones gratitud por mi regalo, ni el deseo de ayudarse; en el fondo se preguntan si no son dioses ya, si acaso no merecen más que una simple vida mortal, si el universo podrá ser controlado.

Arrogantes, he aquí el castigo: habiten ruinas, mueran de hambre, frío y miedo otra vez; clamen a los dioses, no los escucharan pues tampoco me escuchan ya a mí, aquí, entre ustedes.”