El daño del Caballero Negro

El conde Ferenc abre de grandes tajos los vientres de sus más recientes víctimas; gritan indefensos, empalados por el costado. 1 #10alas10

Extasiado, observa largamente como cuelgan las entrañas; rasgadas, lustrosas, chorreantes; el humillante pendón de los vencidos. 2 #10alas10

Llena a rebosar una copa con liquida vida y regresa a su enorme tienda, situada a pocos pasos. Adentro, un baúl lo espera. 3 #10alas10

Al abrirlo, un furioso espíritu ataca en forma de hedor a putrefacción. Al fondo del baúl, entre restos humanos, algo se mueve. 4 #10alas10

Arañas, de intenso y brillante color rojo. Ferenc las alimenta con la sangre de la copa. Sus pensamientos son nubes de tormenta. 5 #10alas10

“Pagarás por tu traición querida esposa —piensa —; tu aristocracia y educación no impedirán que desates tus peores apetitos.” 6 #10alas10

“Pronto cumplirás los 44 y será en medio de alucinaciones, de terror y de sed inagotable. Tu premio por engendrar hijos de otro” 7 #10alas10

“El veneno de estas arañas, criadas por mí, atacará tu mente y tu alma; te obsesionarás con la sangre y la muerte.” —Concluye. 8 #10alas10

El conde Ferenc o Caballero Negro, coloca algunos de sus engendros en una caja y la da a su hermano con instrucciones precisas. 9 #10alas10

“Suéltalas en la recamara de mi esposa, la condesa Bathory.”—Ordena, mientras mastica lentamente las arañas rojas restantes. 10 #10alas10

Epílogo #10alas10 El asesino observa partir al hermano del conde y entra en la gran tienda. Sonríe, Ferenc esta drogado. Matarlo será fácil.

Anuncios